Nuestra Historia

El Arsenal era una fábrica para la primera transformación industrial de los recursos naturales de la zona:  el abundante esparto y la más escasa madera de los montes locales.  El tratamiento industrial de ambas materias primas se inicia en El Arsenal, simultáneamente, en el año 1908 y se mantienen hasta 1970, año en que se clausura la actividad maderera.  La de esparto había terminado diez años antes.  Con posterioridad, las antiguas naves albergaron a una pequeña empresa de transformados metálicos y a diversos talleres artesanales de tareas relacionadas con la construcción.  La madera y el esparto son, pues, los elementos más característicos de la memoria histórica del lugar y de la memoria personal de muchos jumillanos que allí trabajaron.

Please download Java(tm).

En las fotografías que presentamos, realizadas por Baños en 1950, pueden verse los troncos de pino apilados antes de que las sierras de cinta los convirtieran en piezas para envases y embalajes, único aprovechamiento posible dada la baja calidad de las maderas del monte mediterráneo.  Con los residuos de la serrería, un motor de gas pobre generaba alguna electricidad para atender la demanda de la propia industria.  Durante muchos años, el mismo generador dio luz ocasionalmente a diversas actividades ciudadanas, en unas épocas de electricidad escasa.

Del monte llegaba el esparto a las hacinas.  De éstas pasaba a las balsas, donde se cocía durante unos quince días, tras los cuales se tendía a secar sobre el suelo, en los grandes espacios adyacentes a las naves.  Una vez seco, se picaba en las baterías de mazos de las naves para dejar libres las fibras textiles de la cascarilla vegetal.  El esparto picado era enviado a las fábricas de hilados, escasas en Jumilla pero abundantes en Cieza y, sobre todo, en Valencia.  La industria del esparto fue víctima natural de las nuevas fibras artificiales, cauchos y plásticos;  pero durante muchos años tuvo una gran importancia en la vida económica local.  En primer lugar, porque el ayuntamiento de Jumilla era el primer propietario de espartizales de la región.  En segundo lugar, por el gran número de jornales que la actividad inducía, tanto en la recogida en el monte como en el tratamiento industrial.  La crisis del esparto, a finales de los años cincuenta del siglo pasado, fue unos de los detonantes que forzó a muchos jumillanos a abandonar su tierra en busca de mejores perspectivas profesionales.

  ADIÓS al Arsenal (autor:  Bartolomé Medina Abellán)

PushToTalk

 

nuestro entorno
obtenga toda la información de nuestra ciudad "Jumilla":  fiestas, ruta del vino, patrimonio
  links de interés
Ayuntamiento de Jumilla
Ayuntamiento de Murcia

 

preguntas frecuentes
 
En éste apartado encontrará todas las repuestas a preguntas más frecuentes.

  idiomas
English  
Ayuda
 
   Contactar EL ARSENAL   |   Dónde estamos ubicados   |   Mapa del Sitio   |   Declaración de Privacidad  
Copyright © 2004 El Arsenal